martes, 6 de septiembre de 2011

Las mejores islas escondidas de Latinoamérica.

Una revista especializada  en viajes, estadounidense, realizó un listado con las mejores islas escondidas del mundo; Aquí, las destacadas de Latinoamérica.
San Alonso, Argentina en los Esteros del Iberá, una enorme cantidad de riachuelos y pantanos emplazados en la provincia de Corrientes, en el noroeste de Argentina. En extensión, sólo es superado por Pantanal en Brasil, con el que forman el humedal más grande del mundo. Yacarés, boas, monos aulladores, garzas y carpinchos, se ubica la pequeña isla de San Alonso, antiguamente ocupada por una hacienda ganadera y que hoy ha sido transformada en un destino turístico. En la isla, el visitante puede vivir la experiencia de la vida de hacienda en tierras correntinas, ya sea realizando actividades campestres O realizar una verdadera incursión por la ciénaga, observando todo tipos de reptiles.
Islas del Rosario, Colombia. Si de islas escondidas se trata, el Caribe tenía que estar presente y aunque esta isla ubicada en las cercanías de Cartagena de Indias, no son precisamente desconocidas o poco visitadas, Travel + Leisure las destaca como imperdibles, principalmente por sus extensos arrecifes de coral y sus playas de arenas blancas salpicadas de manglares. Un total de 27 islas, la mayoría de ellas deshabitadas, que se pueden visitar por el día desde la ciudad de Cartagena, aunque también hay alojamiento en exclusivos hoteles. Entre las actividades posibles, está la navegación en sunfish, snorkeling y buceo para observar la abundante vida marina de los arrecifes y visitar el oceanario San Martín de Pajarales. Aunque el espectáculo más sorprendente que ofrece la isla trancurre durante la noche, en la llamada Laguna Encantada, donde el plancton luminiscente permite el disfrute de una excelente vista de colores.
La isla de Jicaro en Nicaragua; es una de las pequeñas islas que se ubican en el Lago de Granada, a 50 km de Managua. Una isla privada, perteneciente al Jicaro Island Ecolodge, rodeada de una exhuberante vegetación tropical y con una espectacular vista del volcán Mombacho. Todo está construido con troncos de palma y techos de paja, la infraestructura de la isla está compuesta por nueve chozas denominadas "casitas", con maderas construidas de árboles derribados por tormentas, el agua se calienta por energía solar y la comida es completamente orgánica y de origen local.
Como actividad más atractiva están las excursiones por la selva en las laderas del volcán Mombacho, aunque también hay recorridos de canopy entre la selva y travesías en kayaks alrededor de las islas. Es un destino ideal para las parejas que buscan romanticismo.
Isla Juan Fernández, conocida también como “Robinson Crusoe”, ubicada a unos 650 km al oeste de Chile y, a pesar de la tragedias generadas, una por el tsunami del 27 de febrero del año pasado, y recientemente por el accidente aéreo del pasado fin de semana de septiembre de 2011, la principal isla del archipiélago aparece en la publicación de Travel + Leisure como una de las mejores islas escondidas de Sudamérica de 2011. La publicación destaca "el aura de aventura" que la rodea, con sus historias de naufragios, piratas y los rumores de tesoros enterrados. Turísticamente, la isla tiene un interés por sobre todo natural y fue nombrada como Reserva de la Biósfera por la Unesco. Las principales actividades para realizar son la pesca, trekking, kayaking y buceo, pudiéndose contemplar la abundante fauna submarina local compuesta principalmente por cangrejos, jaibas y langostas. Tampoco se puede dejar de disfrutar de la excelente gastronomía isleña: la langosta fernandeziana, degustada tradicionalmente en forma de "perol", y el cangrejo dorado, son algunas de las exquisiteses a las que se puede acceder por buenos precios.
Como alojamiento de lujo, Travel+Leisure destaca el Crusoe Island Lodge (habitaciones dobles desde US$ 330, sistema all inclusive), el que fue completamente remodelado después del tsunami.
Fuente: La Tercera
Luisem.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada